22/03/2021

 | 

Nota de voz

La era de las marcas con valor

por 

Red Vinilo

Tiempo de lectura: 5 min

Estamos viviendo un cambio de era para todos. El modo en que vivimos no es sostenible. El mercado es complejo y ruidoso y las marcas luchan ferozmente por diferenciarse. 

Como explica la teoría del cambio constante de la hipótesis de la reina roja de Lewis Caroll, no paramos de movernos para poder permanecer en el mismo lugar. Y las marcas que evolucionan y se adaptan, que buscan aprender y mejorar para aportar valor siendo fieles a sus personas, serán las que prosperarán.

Por lo tanto, todo aquello que hagamos lo tenemos que hacer pensando en la dimensión del bienestar, de lo intangible, de lo emocional… Marcas que apuestan por el crecimiento sostenible. El éxito se basa en ser auténtico, ser singular, ser creíble en aquello que eres en esencia para aportar tu valor al mundo.

Ya no habrá más espacio para las marcas “blandas”. Se necesitarán marcas con conciencia y visión, marcas con valor. Estas son las que generan riqueza, atienden necesidades, solucionan problemas reales a otras personas para realmente mejorar la calidad de vida y que consideran el beneficio económico como condición necesaria pero no suficiente. Marcas que conectan con una abundancia sostenible basada en el desarrollo y no en la acumulación, en el trabajo cooperativo frente a la individualidad, en generar riqueza frente hacer dinero.

Infografía: Marca en la era del tener o ser

¿Cómo sobrevivir como marca en este nuevo escenario donde aportar valor es esencial?

  • Descubrir para qué vales. 
    Parece una obviedad, pero cuántas marcas encontramos que son imitadoras de lo que hacen otras sin esforzarse para aportar nada diferencial ni de valor. Todas las marcas, aunque ofrezcan el mismo servicio o producto, lo pueden hacer aportando su talento y su perspectiva única. Lo importante es dedicarle tiempo a saber el qué y el para qué. 
  • Ser una marca que el mundo necesita.  
    En esta nueva era, las marcas que no busquen aportar valor y solucionar problemas reales y concretos no tendrán sitio. Cada vez será más importante identificar quién eres, para qué sirves y convertirlo en un producto o servicio útil para los demás. Tenemos que entender que el cliente ha cambiado, tiene unas expectativas diferentes y una actitud más activa. Quiere ser participante y no un mero observador. La clave está en combinar estos pilares y en entregar una experiencia realmente superior.
  • Especializarse para ganar competitividad. 
    Quizás descubrir para qué sirves te llevará directamente a tener que especializarte en tu ámbito. Porque como ya dice el refrán “quien mucho abarca poco aprieta”.
    Hacerte mejor en tu categoría o liderar nuevos espacios te permitirá diferenciarte de tu competencia, reforzarte en tus habilidades, estar más fácilmente conectado con las tendencias e innovar en tu ámbito. Pero sobretodo, conectar con el público al que realmente podrás generar un impacto positivo.
  • Un logo tampoco será suficiente. 
    La forma en que te comunicas será la manera en que vas a resonar en el mundo y con la que darás voz a tu propósito. Tener solamente un logo ya no te permitirá conectar ni mostrar más quien eres. Se necesitará de una estrategia de comunicación completa con canales distintos donde puedas mostrar tu creatividad y comunicar tu marca teniendo en cuenta tanto tus elementos tangibles como intangibles.
  • La experiencia “omnicanal”
    La transformación digital se trata de estar allí dónde te necesitan, conectando tu experiencia en todos los puntos de contacto y siendo lo que eres como marca. No es tan importante estar en todos los canales digitales sino entender bien qué tipo de mensaje y contenido útil vas a aportar en cada uno de ello porque  “conectar no es lo mismo que generar conexión”.
 
En definitiva, en la era del conocimiento el valor se encuentra en el talento, la creatividad y la estrategia de una marca. Todo lo demás se puede imitar y se puede copiar. Si tu trabajo lo puede hacer un ordenador, o lo puede hacer alguien de una forma más barata en un mundo conectado… ¿dejarás de aportar valor?
Por eso, es importante ser honesto y coherente con lo que eres en esencia y con lo que quieres aportar al mundo sin dejar de moverte… para asegurar permanecer en el mismo sitio y generar un impacto positivo.