04/03/2021

 | 

Nota de voz

Comunicación y marca para startups en fase seed

por 

Alberto Fernández Gruart

Tiempo de lectura: 3 min

Toda startup suele empezar con un powerpoint… 

No todo el mundo puede cerrar un contrato en una servilleta a las primeras de cambio. Lo más probable es que la idea para iniciar la gran aventura de emprender se empiece a mascar en un poco romántico powerpoint…

Pre-seed: tengo una idea

Son días de mucho café, ilusión, lápiz y papelpoint. El emprendedor tiene la visión y la plasma en un documento que elabora en solitario o que comparte junto a sus socios de aventura. Estamos en fase pre-seed y la idea tiene que desarrollarse, el equipo tiene que comprometerse y el modelo de negocio debe validarse con un producto mínimo viable (MVP). 

 

Llega ese día feliz en el notario. Nos lanzamos oficialmente a la piscina, una sensación de vértigo que estimula e impresiona a la vez.

Y ese día tenemos un naming y quizás hasta un logo que se le ha ocurrido a uno de los socios o un amigo suyo que le ha hecho un diseño preliminar.  En este punto nuestras fuentes de financiación para arrancar el proyecto son básicamente los recursos propios y quizás algo de las míticas 3F (Family, Friends & Fools) o alguna incubadora que apueste por la idea. 

Ya habrá tiempo para captar financiación en fases posteriores ya que en esta fase nos centramos en el cierre de un equipo de socios, en desarrollar un buen business plan y un prototipo del MVP.  Y también es demasiado pronto para trabajar una comunicación de marca que consuma muchos recursos  y nos desvíe de nuestro objetivo principal.

Startup meeting

Del pre-seed al seed: cuando tener una marca es imprescindible

Es en el paso a veces difuso de pre-seed a seed cuando la Comunicación y la Marca empiezan a ser importantes. Ya no basta con el logo de un amigo. La fase seed es el momento de la verdad. El MVP se tiene que acabar de desarrollar para ser lanzado al mercado y llegar al público objetivo, que es el que va a validar el modelo de negocio.  Los primeros clientes van a definir el éxito y la hoja de ruta del proyecto. Alea jacta est.

En el lanzamiento me asaltarán necesidades diarias continuas : una presentación para un próximo foro de emprendedores, una landing page para una campaña online, un press kit con fotos para enviar a un medio digital que nos ha pedido información, crear contenido en web recurrente, rehacer el packaging para un posible distribuidor,… el día a día es matador mientras intentas pensar también en el mañana. 

Por eso en este momento es cuando necesitamos tener una marca y una comunicación consistente con el foco puesto en los diferentes targets: cliente final, inversor, medios, talento, prescriptores,…  Cada startup es distinta pero todas necesitan de una visión estratégica de la marca, un propósito, una propuesta de valor y un territorio en el que competir.  Después, en el momento de lanzarse a la piscina y activar la marca de forma consistente necesitan dotarse de herramientas de comunicación para esta etapa como:

  • Una identidad visual y textual (logo, colores, tipografías, iconografía, imágenes,..) recogidas en un manual de identidad o brand book.
  • Un pack de comunicación digital (web, blog, redes sociales, newsletter,…).
  • Un video de presentación del producto/servicio.
  • Un packaging de producto
  • Un Pitch deck para inversores.
  • Un Press Kit para medios de comunicación.
  • ….


Como socios fundadores somos más hombre orquesta que nunca pero si tenemos la identidad de marca bien armada nuestro día a día será más fácil y podremos también dedicarle más tiempo a la visión estratégica y el mañana. Y pensando tanto en el hoy como en el mañana necesitamos disponer de una comunicación consistente, atractiva y alineada con el modelo de negocio, entendiendo el enfoque Lean y trabajando codo a codo para que la Comunicación y la Marca sumen en un proyecto ganador. 

El despegue

Una vez superada esta etapa y habiendo conseguido financiación será el momento de crear internamente una estructura de talento más grande.  Aparece en el organigrama un CMO que asuma las funciones de Marketing y lidere la Comunicación desde dentro y hacia fuera.

Con el equipo ampliado se pueden internalizar muchas tareas pero a la vez es aconsejable disponer de una red de partners que acompañen en el crecimiento y consolidación del proyecto y que pueden dar respuesta a necesidades concretas que desde dentro no se pueden realizar.  Para entonces la startup se ha hecho mayor y queda atrás el powerpoint…

Alberto Fernández Gruart
Alberto Fernández Gruart

Socio fundador